30 julio 2010

DQ 1 - ¿Por qué leer novela romántica?

Hola amigos. Quiero comenzar este nuevo ciclo de discusiones quincenales con una reflexión que escribí en mi blog hace poco menos de dos meses. Quiero que quienes quieran participar dejen su porpia opinion de por qué leen novela romántica.


El eje de esta breve reflexión es una pregunta que muchas veces podrían hacerle a un lector de novela romántica: ¿por qué leer este género?
La novela romántica es un tipo de literatura muy particular que podría generar muchas definiciones dependiendo de la óptica adoptada. Es una literatura ante el cual no se puede estar indiferente: o la amas o la odias. Eso ha llevado a que muchos la tachen haciendo de ella el “punch bag” favorito de sus críticas literarias, y también ha llevado a la defensa férrea del género por quienes han llenado sus anaqueles de novelas románticas.
Siendo tan diversos los puntos de vista, alguien podría preguntar: ¿por qué leer novela romántica? ¿Qué tiene de bueno? ¿Por qué puede generar sentimientos tan opuestos como el amor y el odio hacia ella? Y dependiendo el lector la diversidad de respuestas podrían abundar, así como la perspectiva desde donde se sustenten esas respuestas.
Hay quienes hablarían de la historicidad de la novela romántica. Se podría hacer un análisis del contenido romántico en las primeras literaturas universales, podría hacerse un paso por las letras latinas que llevarían a la novela pastoril, el renacimiento con sus historias de amantes y amores imposibles, la literatura moderna con sus tendencias como el Romanticismo; todas aquellas literaturas que finalmente desembocarían y teñirían con sus tintes a las tantas y diversas novelas leídas por millones hoy en día. Podría hablarse de autores de todos los tiempos: Longo, Goethe, Víctor Hugo, Alexandre Dumas (padre e hijo), George Sand, Samuel Richardson, Henry Fielding, Jane Austen, las hermanas Bronte, etc., todos ellos aclamados y aceptados por la literatura “seria”.
Otros hablarían de la cantidad de lectoras (y lectores) que son adeptos a este género. Se podría hablar de cifras, de porcentajes, de edades, de tendencias y de países. Se podrían llenar varias páginas con datos y cifras en tablas muy bien estructuradas y esclarecedoras que revelarían la cantidad de seguidores que día tras día sigue sumando la novela romántica.
Muchos hablarían de la cantidad de autoras y sus obras. Muchas de ellas clásicas (Johanna Lindsey, Shirlee Busbee, Kathleen Woodiwiss, Julie Garwood, Rosemary Rogers, Jennifer Wilde), otras un tanto más modernas (Lisa Kleypas, Samantha James, Julia Quinn, Amanda Quick) y otras apenas llegando y resurgiendo (tan nuevas, que se me olvidan sus nombres). Eso sin mencionar la cantidad de libros de cada una de ellas, de los ingresos anuales que reciben por su labor, de la cantidad de lenguas a las que han sido traducidas y de la demanda que tienen sus novelas.
Algunos mencionarían las cantidades de libros que se mueven año tras año en el mercado editorial, y obviamente del dinero de esto lleva consigo. En una enorme tabla podría representar las cifras, los porcentajes, las ganancias (no sólo de autores sino también de editores) y por supuesto, hablaría de todas los otros géneros que quedarían rezagados con respeto a las ventas que obtiene la novela romántica.
Los más conocedores del género, hablarían de todos los subgéneros, la variedad y las nuevas tendencias (muchas de ellas cuestionables desde mi punto de vista) que implica la novela romántica actualmente. Histórica, suspense romántico, chick lit, romántica erótica, contemporánea, paranormal, viajes en el tiempo, regencia, entre otras, todas ellas con sus valores y cualidades propios dentro del género que las abarca.
No faltaría quien, conocedor de la literatura "seria", pudiera hablar desde sus conocimientos sobre la importancia de la subliteratura, contraliteratura o paraliteratura (términos todos ellos despectivos). Podría argumentar el valor estético de ésta, o es más, desde la teoría de la recepción sustentar el valor y la necesidad de la novela romántica.
¿Qué respondería yo ante la misma pregunta? ¿De qué argumentos podría valerme?
Yo diría que leo novela romántica porque me gusta, porque desde el primer momento en que comencé a leer este género me di cuenta que había encontrado un tipo de narrativa en el cual deleitarme, un texto que me permitía pensar e imaginar lo impensable y lo inimaginable, que me permitía viajar por el tiempo y el espacio y conocer mundos que no habría conocido de otra forma.
Mi respuesta se basa en mi gusto particular, en el deleite que he encontrado en horas y horas de lecturas (que a mí me parecen pocas pues no puedo leer todo lo que me gustaría), en páginas y páginas de romance y fantasía que nada más podría brindarme. No tengo otro argumento más que mi gusto personal, que el goce personal que todos buscamos en la vida y que lo encontramos de una u otra manera: yo lo he encontrado en la novela romántica.
¿Existe la posibilidad de una respuesta “racional” ante el acto de leer una cosa u otra? Lo único que puedo afirmar es que la novela romántica forma parte importante de mi vida, así como forma parte importante de la vida de otras miles (millones quizás) de mujeres alrededor del mundo, y que algo que forma parte del ser de alguien no puede ser cuestionado ni analizado por las nobles fuerzas de la razón o el análisis rígido de la literatura culta.
---
2010
MRC ©


2010
MH ©
---

2 comentarios:

  1. Pues yo leo novela romántica porque es un género que combina a la perfeccion los sentimientos más bonitos de la vida.
    Me gusta la novela romántica porque las historias hacen soñar, hacen reír y hacen llorar. La novela romántica nos permite vivir en cuerpo ajeno emociones y aventuras que no viviíamos en la vida real. Nos presenta heroes adorables y heroinas valerosas en situaciones interesantes.
    Para mí es el género narrativo más completo de todos porque nos muestra muchas caras de la vida y tiene muchos subgéneros para escoger segun los gustos.
    POr eso leo novela romántica :X

    ResponderEliminar
  2. Yo leo novela romantica porque me permite viajar y conocer lo que no ódria hacer si no existiera este maravilloso genero. Me gusta porque en sus heroes y heroinas hay todas las cualidades y todos los defectos humanos, porque a traves de las paginas vivimos y sentimos tal y como lo hacen ellos tambien.
    Me encanta este genero :)

    ResponderEliminar